DESCRIPCION PROYECTO WALKILUM

por | Mar 13, 2018 | WALKILUM | 0 comentarios

%

ENVEJECIMIENTO ACELERADO

  • Impacto Social 90%
  • Desarrollo Cientifico 98%
  • Voluntariado 53%

Introducción

El dolor lumbar es una causa muy frecuente de consulta en nuestro medio; se define como el dolor que se localiza por debajo del margen costal inferior y por encima de los pliegues glúteos, asociado o no a dolor de miembros inferiores. Es causado principalmente por injurias musculo-ligamentosas y procesos degenerativos relacionados con la edad que involucran discos intervertebrales y articulaciones, pero deben tenerse en cuenta otras patologías que pueden poner en riesgo la salud o la vida del paciente. La historia clínica y el examen físico van encaminados a determinar el origen del dolor lumbar y a descartar patologías graves.

El dolor lumbar ocupa la primera causa de consulta por dolor musculoesquelético en el primer nivel de atención, y la segunda causa de consulta al médico después de los problemas respiratorios altos, siendo además el responsable de la mayoría de incapacidades laborales a nivel mundial. El paciente aqueja dificultad para realizar actividades cotidianas (levantarse, sentarse, trabajar, caminar o acostarse y puede referir debilidad en las piernas, parestesias, pérdida de volumen muscular y cansancio uni o bilateral de miembros inferiores como síntomas asociados

Las causas son múltiples y se pueden dividir en causas de origen mecánico y causas de origen inflamatorio. Las causas de origen mecánico son con mucho las más frecuentes y radican en alteraciones de la mecánica y estática de las estructuras que forman la columna lumbar. Entre ellas destacan la degeneración del disco vertebral, la artrosis (“desgaste”) de las vértebras, las fracturas por la osteoporosis (“descalcificación”), la musculatura lumbar atrófica (débil) o la escoliosis (alteración de las curvas normales de la columna). Estas anomalías originan una alteración de la estática normal de la columna o exponen a las vértebras a soportar un peso excesivo y en malas condiciones.

Los datos de la historia clínica son indispensables cuando se evalúa un paciente con dolor lumbar. Regresar a lo básico, es decir, al motivo de consulta, la enfermedad actual, los antecedentes personales, la historia familiar, la historia social, la revisión por sistemas y el examen físico, en vez de recurrir a métodos imagenológicos, aporta información valiosísima para el enfoque del paciente.

El dolor lumbar afecta anualmente al 15-20% de la población, llegando al 50% en aquellos con actividad laboral. Un 1.5-2% se presenta como ciática. Se acepta que el 60-80% de las personas tendrá al menos un episodio de lumbalgia en su vida, que será de ciática en el 40% de los casos. Es más frecuente en la edad media de la vida y en el sexo femenino. El 30% de los adolescentes ha padecido al menos un episodio de lumbalgia, pero es más frecuente la primera presentación de lumbalgia entre los 20 y los 40 años A partir de los 35 años, la deshidratación y la fibrosis del disco facilitarían el prolapso y la herniación del mismo. En este sentido, es curioso que disminuyan las lumbalgias en la tercera edad, justamente cuando las alteraciones radiológicas y de imagen son más evidentes, lo que lleva a confirmar la hipótesis que pone en duda la relación entre lesión discal y dolor lumbar, con/sin irradiación.

Según las características del dolor se puede clasifiacar en: – Agudo / crónico. Lumbalgia aguda es la que cura en seis semanas. Crónica la que se prolonga más de tres meses. Cuando la duración del cuadro doloroso se sitúa entre las seis semanas y los tres meses podríamos hablar de lumbalgia subaguda. Si las crisis de lumbalgia son frecuentes, más de tres en un año, se puede considerar que el proceso se cronifica. – Localizado / Irradiado. Localizado en la zona lumbar baja, lumbalgia, e irradiado, lumbociatalgia o ciatalgia, cuando el dolor se proyecta desde la zona lumbar a las extremidades inferiores siguiendo un patrón anatómico de distribución, llegando por la cara anteroexterna del muslo hasta la rodilla o hasta los dedos de los pies. El dolor puede irradiarse de una manera más imprecisa (pseudociatalgia) hacia los glúteos, muslo y pierna por la cara posterior o hacia la cara lateral del abdomen e ingle. La irradiación puede ser unilateral o bilateral. – Irritativo / Deficitario. El dolor puede manifestarse con más o menos intensidad pero sin presentar alteraciones sensitivas o motoras: irritativo versus deficitario, valorando déficit sensitivo y motor. – Mecánico/ Radicular/ Claudicante / Inespecífico, según sus cualidades y los factores que lo agravan o lo alivian. El dolor mecánico se relaciona con el movimiento y mejora con el reposo, no existe dolor nocturno espontáneo. El radicular tiene características neuropáticas. El claudicante aparece al rato de caminar y se acompaña o predomina la perdida de fuerza

La historia natural del dolor lumbar es favorable en general y los estudios muestran que La evolución clínica es espontánea a la curación, en una semana, en la mitad de las mismas, y en el 90%, al mes. En el 10% persistirá el dolor a los 6 meses, y en un 50% recurrirá el dolor en los siguientes 4 meses. Se ha relacionado la incapacidad laboral por lumbalgia con la insatisfacción laboral, el tipo de trabajo (rutinarios, poco flexibles, o de servicios) y el lugar de trabajo (espacios desagradables, ruidosos, etc.) y el ambiente laboral (relación con los compañeros y empresa). Los trastornos psicológicos se han identificado como causa de cronificación de la lumbalgia, y se encuentran en el 70-80% de los pacientes con lumbalgia crónica; destacan los trastornos de personalidad, depresión mayor, ansiedad y abuso de drogas. Existe también correlación entre el nivel de ingresos y la prevalencia de incapacidad por lumbalgia, aunque es difícil aislar el factor de confusión que significa que los menores ingresos se asocien a trabajos con mayores esfuerzos físicos.

La duración de la incapacidad laboral se “retroalimenta”. Así, se ha demostrado que en un paciente con incapacidad laboral de más de 6 meses de duración la posibilidad de que vuelva a su puesto es de un 50%; al año, 20%, y a los 2 años, el alta laboral es imposible.

En los EE.UU. podían suponer entre 50 y 100.000 millones de dólares. En España, González y Condón han calculado que el dolor lumbar supuso un 11,4% de todas las incapacidades temporales, con un coste total sólo por este concepto de 75 millones de euros.

El tratamiento se basa en primer lugar en algo de  reposo, y en paralelo es imprescindible comenzar a levantarse y a realizar una actividad física suave y progresiva según vayamos notando menos dolor. En estas fases, es muy eficaz la aplicación de calor local varias veces al día, masaje después del calor (sobre todo si notamos que los músculos de la zona están contracturados) y analgésicos simples, como el paracetamol, el metamizol, o antiinflamatorios no esteroideos. La práctica regular de ejercicios de rehabilitación y de deporte como la Marcha Nórdica y  la natación son de gran ayuda para aliviar el dolor en estos enfermos.

La prevención del dolor lumbar se basa fundamentalmente en evitar coger pesos, higiene postural, ejercicios  y actividad física. La constancia en la realización de los ejercicios es la base para que la rehabilitación tenga éxito. Al principio solamente 3-4 veces cada ejercicio, aumentando el ritmo e intensidad de los mismos de forma progresiva. Es muy aconsejable la natación (sobre todo el estilo de espalda) y la Marcha Nórdica. Se evitará el sedentarismo, procurando hacer la Marcha Nórdica al menos dos horas semanales, por terrenos llanos y regulares.

La Marcha Nórdica: caminar con el impulso de dos palos aprovecha a la vez que se camina, el impulso del tren superior del cuerpo a través de los palos en su apoyo y empuje sobre el suelo. De ese modo el cuerpo moviliza el noventa por ciento de los músculos de forma simétrica a través de los palos, que a cambio nos dan potencia y evitan el sobrepeso de las piernas y pies.

La Marcha Nórdica es un ejercicio de bajo impacto, del treinta al cuarenta por ciento menos de impacto de tu peso corporal sobre las articulaciones de tobillo, rodilla y cadera, y un cuarenta por ciento más de potencia en la zancada. La Marcha Nórdica mejora la conciencia espacial y la capacidad de equilibrio debido a que se estabiliza en un pie y en el palo contrario, teniendo en todo momento dos puntos de apoyo constantes. Moverás los músculos más pequeños de los pies, tobillos y piernas, y estos enviarán mensajes adecuados a los nervios de otros músculos para mantenerte erguido. Está indicada en muchos procesos patológicos, tales como, osteomusculares, diabetes, obesidad, neuropatías periféricas, hipertensión arterial, cáncer de mama, fibromialgia, depresión, …

Los palos son determinantes para mantener una postura correcta, y facilitan el primer beneficio terapéutico la Marcha Nórdica, a través de esa cierta reeducación postural. Con la Marcha Nórdica se moviliza el noventa por ciento de tu musculatura. Mover los brazos contrarresta el movimiento de giro que genera el cuerpo al movilizar las piernas en línea recta y suaviza el movimiento al caminar, reduciendo el esfuerzo de la musculatura de las piernas. El movimiento de los brazos ayuda a avanzar en el sentido de marcha de las piernas.

Varios estudios han puesto de manifiesto los efectos beneficiosos de la Marcha Nórdica en varios procesos patológicos. Los resultados indican que la Marcha Nórdica mejora la conciencia espacial y la capacidad de equilibrio debido a que se estabiliza en un pie y en el bastón contrario, teniendo en todo momento dos puntos de apoyo constantes. Se moverán los músculos más pequeños de los pies, tobillos y piernas, y estos enviarán mensajes adecuados a los nervios de otros músculos para mantenerse erguido.

En base a ello, se ha diseñado el presente estudio epidemiológico experimental  para evaluar los beneficios de la Marcha Nórdica en el dolor lumbar en pacientes mayores de 35  años en consultas de de Atención Primaria (Estudio WALKILUM).

La Marcha Nórdica es un ejercicio de bajo impacto, del treinta al cuarenta por ciento menos de impacto de tu peso corporal sobre las articulaciones de tobillo, rodilla y cadera, y un cuarenta por ciento más de potencia en la zancada. La Marcha Nórdica mejora la conciencia espacial y la capacidad de equilibrio debido a que se estabiliza en un pie y en el palo contrario, teniendo en todo momento dos puntos de apoyo constantes. Moverás los músculos más pequeños de los pies, tobillos y piernas, y estos enviarán mensajes adecuados a los nervios de otros músculos para mantenerte erguido. Está indicada en muchos procesos patológicos, tales como, osteomusculares, diabetes, obesidad, neuropatías periféricas, hipertensión arterial, cáncer de mama, fibromialgia, depresión, …

Los palos son determinantes para mantener una postura correcta, y facilitan el primer beneficio terapéutico la Marcha Nórdica, a través de esa cierta reeducación postural. Con la Marcha Nórdica se moviliza el noventa por ciento de tu musculatura. Mover los brazos contrarresta el movimiento de giro que genera el cuerpo al movilizar las piernas en línea recta y suaviza el movimiento al caminar, reduciendo el esfuerzo de la musculatura de las piernas. El movimiento de los brazos ayuda a avanzar en el sentido de marcha de las piernas.

Varios estudios han puesto de manifiesto los efectos beneficiosos de la Marcha Nórdica en varios procesos patológicos. Los resultados indican que la Marcha Nórdica mejora la conciencia espacial y la capacidad de equilibrio debido a que se estabiliza en un pie y en el bastón contrario, teniendo en todo momento dos puntos de apoyo constantes. Se moverán los músculos más pequeños de los pies, tobillos y piernas, y estos enviarán mensajes adecuados a los nervios de otros músculos para mantenerse erguido.

En base a ello, se ha diseñado el presente estudio epidemiológico experimental  para evaluar los beneficios de la Marcha Nórdica en el dolor lumbar en pacientes mayores de 35  años en consultas de de Atención Primaria (Estudio WALKILUM).

1.         OBJETIVOS

1.1         Objetivo principal

El objetivo principal del estudio es evaluar los beneficios de la Marcha Nórdica  en pacientes con dolor lumbar. Para ello, se determinará el cambio entre la visita basal y final de la intensidad del dolor lumbar mediante la Escala Visual Analógica que se representa con una línea horizontal de 100 mm con anclajes en ambos extremos que van desde: no hay dolor hasta el peor dolor imaginable. Se le pide al paciente que, simplemente haga una marca en la línea para indicar la intensidad del dolor.

1.2         Objetivos secundarios

Los objetivos secundarios del estudio incluirán:

  1. Determinar la impresión general de mejora por parte del investigador y del paciente en la visita final.
  2. Determinar el consumo de analgésicos y/o antiinflamatorios.
  3. Determinar las puntuaciones específicas sobre la mejora en la calidad de vida en relación a actividades diurnas con la medida EuroQoL EQ-5D-5L EVA.
  4. Determinar la flexibilidad lumbar mediante  el Test de dedos-suelo. La prueba de la distancia dedos-suelo mide la flexibilidad de la columna vertebral al inclinarse hacia adelante. Estando el paciente de pie con los pies juntos, se debe inclinar hacia adelante con las manos y dedos extendidos. Se mide la distancia entre los extremos de los dedos y el suelo.
  5. Determinar la discapacidad mediante el Índice de Discapacidad de Oswestry por dolor lumbar. Es un cuestionario autoaplicado, es decir, el paciente puede rellenar la escala por sí mismo o por personal entrenado. Consta de 10 ítems con 6 posibilidades de respuestas cada una (0–1–2–3–4–5), de menor a mayor limitación.

Se plantea un estudio prospectivo, epidemiológico experimental, en pacientes mayores de 35 años con dolor lumbar. Durante la visita de inclusión del paciente, el investigador deberá registrar los datos socio-demográficos y antropométricos (edad, sexo, peso, altura, etc.) y clínicos del paciente (inicio y severidad de los síntomas, etc.) en el Cuaderno de Recogida de Datos (CRD) diseñado para el estudio. Al finalizar la visita, se le indicará la Marcha Nórdica con todas las instrucciones. (taller de iniciación y la logística de las dos horas a la semana)

En las visitas de seguimiento al finalizar el primer y segundo mes (30 y 60 ± 5 días) y la visita final del estudio (90 ± 5 días) se evaluarán todas las variables. La duración del estudio será de 3 meses.

Definición de la población de estudio

La población de estudio son pacientes de mayores de años 35 años con dolor lumbar a los que se les indicará la Marcha Nórdica. Se ha previsto la inclusión de aproximadamente  50 sujetos en el estudio.

Se  deberá incluir pacientes con diagnóstico establecido de dolor lumbar que cumplan con los criterios de selección que se especifican a continuación. 

Criterios de inclusION

  1. Pacientes con clínica compatible con dolor lumbar de más de 3 meses de evolución Pacientes de ambos sexos mayores de 18  años.
  2. Consentimiento informado para participar en el estudio a pacientes  que tengan la capacidad, según el investigador, de cumplir y seguir los requerimientos del protocolo, junto con las visitas planificadas.

Criterios de exclusión

  1. Pacientes con cirugía espinal en los últimos 6 meses.
  2. Pacientes con historia de fractura espinal en el pasado año.
  3. Historia de alcohol u otras sustancias no legales.
  4. Algún dato clínico relevante (anamnesis y examen físico), anomalía de laboratorio (por ejemplo: glucosa en sangre, hemograma), alguna enfermedad (por ejemplo: del hígado, del sistema cardiovascular, pulmonar) o con alguna  terapia que, en opinión del investigador, pueda poner en peligro al paciente o interferir con los resultados finales de estudio.
  5. Pacientes a los que, se desaconseje su participación en el estudio.

Cronograma del estudio

Calendario

Inicio del reclutamiento: 2018.

Fecha límite de reclutamiento: 2018

Periodo de seguimiento: 90± 5 días.

Informe Final: 2018

PRESUPUESTO DEL PROYECTO:

Total: 30.200 €